¿Hay un español internacional?

Los medios de comunicación hacen que nuestra época tenga características sin precedentes; sin lugar a dudas los ritmos de producción, su accesibilidad y la tecnología facilitan el contacto entre personas de cualquier región, país e incluso distintos idiomas.

Hablando de nuestro idioma, las variaciones dialectales hoy convergen como nunca. Con facilidad nos encontramos frases, palabras, fonemas y cadencias de zonas geográficas tan alejadas que, no obstante, nos resultan familiares.

El Chavo del 8, por ejemplo, es un programa que desde que empezó (20 de junio de 1971) hasta su última grabación (6 de enero de 1980) no sólo continuó retrasmitiéndose las décadas siguientes alrededor del mundo, sino que difundió la forma dialectal de la Ciudad de México

Diferentes pronunciaciones El filólogo Ángel Rosenblat, en su libro Nuestra lengua en ambos mundos (1972), distinguió los rasgos fonéticos por su régimen alimenticio: las regiones altas –decía– se comen las vocales (fosfro) y las bajas las consonantes (fóforo).

Aunque a lo que se refería Rosenblat era al habla real y cotidiana, lo cierto es que la globalización de los medios de comunicación nos ha acostumbrado a los tonos de distintas localidades; con todo y que la música, las películas, los programas televisivos o el internet, por ejemplo, trasmitan formas léxicas y fonéticas un tanto artificiales.


Las tres formas del español internacional El doctor Raúl Ávila, investigador de El Colegio de México y profesor del diplomado en Corrección profesional de estilo y consutoría editorial de la AAE, distingue la variedad de pronunciaciones del idioma español en alfa (α): la más divulgada y parecida al habla de la Ciudad de México, al de Bogotá o al de La Paz, Bolivia; beta (β): la que se asemeja a la dicción de Caracas o Panamá (β1), Buenos Aires (β2) o Santiago de Chile (β3); y gama (γ), la que corresponde al español septentrional como Madrid, León o Valladolid, por mencionar algunos.

Pese a los intentos de la Real Academia Española por imponer su propia norma en los registros del diccionario, no hay que olvidar que, en conjunto, las tres variantes forman el llamado español internacional y de ellas, dos (la alfa y la beta) son las más habladas porque recuperan variaciones de todo el continente americano; mientras que la gama se limita únicamente a un país europeo.

Hoy, quienes trabajamos en la industria del texto estamos obligados a conocer estas nociones, ya que el ritmo y los soportes con el que se difunden los contenidos son de alcance internacional.

3 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo